Saber relacionarse bien con uno mismo y con los demás: el secreto del bienestar

Hace unas semanas asistí como alumna a un curso de “Habilidades sociales y autoestima aplicada a la práctica clínica” impartido por la psicóloga Elia Roca en el Colegio de Psicología de Valencia. Se trata de una profesional con dilatada experiencia en la Sanidad Pública y que tras su jubilación sigue impartiendo charlas y talleres a profesionales. Así mismo, es quien organiza el grupo de trabajo del Colegio de Psicología para analizar casos donde las habilidades sociales y la autoestima cobran especial importancia. Podéis encontrar gran cantidad de material para consultar en su página web: https://eliarocapsicologa.wordpress.com/

Según define ella misma: “Las habilidades sociales son un conjunto de hábitos (a nivel de conductas, pero también de pensamientos y emociones), que nos permiten mejorar nuestras relaciones interpersonales, sentirnos bien, obtener lo que queremos, y conseguir que los demás no nos impidan lograr nuestros objetivos. También podemos definirlas como la capacidad de relacionarnos con los demás en forma tal que consigamos un máximo de beneficios y un mínimo de consecuencias negativas; tanto a corto como a largo plazo”.

 

A todos mis clientes sean niños o adultos antes o después les explico la importancia de tener una buena asertividad. ¿Y qué es esto? me preguntan algunos. De forma gráfica les explico que es el modo correcto de expresar una petición, crítica, modificación de conducta teniendo en cuenta nuestros propios intereses pero sin «chafar» de alguna manera los derechos de los demás. Dibujando un continuo, en los extremos nos encontraríamos con las personas pasivas, que se muestran inhibidas y en el otro extremo las agresivas que consideran que sus derechos están por encima de los demás, generalmente de las personas pasivas. Esencial para el bienestar personal es contar con una asertividad adecuada que puede variar, en función de la situación y las personas con las que nos relacionemos. Un ejemplo de ello lo encontramos en los niños que son unos «monstruitos» en casa y unos «ratoncitos» (inhibidos) en el colegio.

 

En no pocas ocasiones, durante las sesiones de evaluación a los clientes, indago para conocer como se desenvuelven en las situaciones sociales y cuál es la opinión que tienen de sí mismos a través de cuestionarios objetivos, aunque por supuesto, la entrevista puede dar también información al respecto mucho más valiosa. En numerosas ocasiones existen dificultades normalmente de inhibición, es decir se trata de personas con timidez, vergonzosas que les cuesta mostrarse asertivas, aunque posiblemente sepan comportarse de manera habilidosa en otras situaciones. O probablemente, su ansiedad no les permita responder como quisieran, se bloquean ante personas y situaciones determinadas, o bien puede ser que no sepan cómo llevar a cabo cierta habilidad porque no la han aprendido y por tanto no se encuentran dentro de su repertorio de conductas.

Las personas asertivas, en cambio, son capaces de defender sus derechos, respetando a los demás y son capaces de establecer relaciones sociales adecuadas. Se hacen responsables de sus acciones y se expresan con valentía sintiéndose más seguros de sí mismos. De este modo, habrá una estrecha relación entre ser asertivo y tener una buena autoestima.

Las habilidades sociales son variadas e incluyen las siguientes:

-Iniciar y mantener conversaciones

-Hacer y aceptar cumplidos

-Expresar molestia, desagrado o enfado

-Afrontar críticas

-Peticiones (pedir favores, información…)

-Rechazar peticiones (decir no)

-Pedir cambios en la conducta del otro…

Tras las entrevistas de evaluación y un análisis funcional podemos llevar a cabo una intervención ajustada a cada caso para potenciar la autoestima y habilidades sociales a través de un programa personalizado  teniendo en cuenta las dificultades, y también, porque no, las fortalezas de cada cliente.  Las sesiones pueden ser consideradas de desarrollo personal puesto que incluyen actividades que mejoran la conciencia y la identidad, impulsan el desarrollo de las habilidades personales y de los propios potenciales, mejoran la calidad de vida, y contribuyen a la realización de sueños y aspiraciones. Este concepto, el de desarrollo personal, permite disminuir la posible “carga” asociada al ir a la consulta del psicólogo que quiere ayudarte a “solucionar problemas” y pone el foco de atención en permitir desarrollar habilidades y potenciales para poder hacer frente un@ mism@ a sus propios problemas.

Del mismo modo, me parece sumamente importante conocer cuánto se valora una persona porque lo que uno mismo se diga es sumamente poderoso a la hora de afrontar las situaciones y las interacciones con las demás personas. Las autoexigencias, las distorsiones cognitivas, la autoculpabilización de los errores, el sentimiento de fracaso y el mantenimiento de una actitud negativa hacia uno mismo, limitan el desarrollo de una sana autoestima.

Por tanto, un trabajo personal dirigido a la modificación de estos patrones de pensamientos disfuncionales a través de la evaluación de la utilidad o validez de estos pensamientos, el uso de “preferencias”…etc así como un entrenamiento en habilidades sociales entre otras tareas beneficiara con creces el bienestar personal y social del cliente que acuda a consulta.

 

 

 

Y recuerda…:»Libérate de tus preocupaciones, miedos e inseguridades y disfruta de la vida»

 

En publicaciones anteriores puedes ver otras aportaciones mías en esta misma página y que puedes consultar en los siguientes enlaces relacionados con el mundo infantil y adolescente:

 

http://www.psicologosaldaia.com/conoce-mas-la-autoestima-infantil/

http://www.psicologosaldaia.com/la-importancia-promover-la-autonomia-hijos-influencia-la autoestima/,

http://www.psicologosaldaia.com/reflexiones-la-adolescencia-importancia-del-papel-los-padres-repercusion-la-autoestima-adolescente/

 

y con la población adulta:    

 

LA CONFIANZA EN UN@ MISM@ Y LA AUTOESTIMA: LA MEJOR MANERA DE AFRONTAR TUS MIEDOS E INSEGURIDADES

http://www.psicologosaldaia.com/la-autoestima-adultos-base-la-inteligencia-emocional/

http://www.psicologosaldaia.com/las-habilidades-sociales-y-la-asertividad/

 

Biblioterapia:

-“Como mejorar tus habilidades sociales” (2014) Elia Roca. ACDE Ediciones

-“El arte de hablar en público. Cómo ganar respeto con serenidad” (1995). Berckan B, Krause C, Röder U Editorial RBA

-“Cómo superar la timidez y el miedo a hablar en público” Soluciones prácticas y sencillas para conseguirlo.(2004) Dr Martin M. Antony. Editorial Amat.

-“Estrategias para mejorar la autoestima” Elia Roca

 

Deja un comentario