REFLEXIONES SOBRE EL AMOR

Últimamente han venido a consulta
casos en los que las relaciones de pareja son el foco de atención de la
terapia. Cito algunos: mujer con un historial de relaciones donde ella daba
mucho más de lo que recibía, hombre en estado de shock tras la petición de su
mujer del divorcio, mujer que le da ultimátum a su marido para cambiar su
conducta compulsiva antes de tomar la decisión de separarse, la búsqueda
obsesiva de pareja…etc.

 

Pero ¿por qué la búsqueda de la
felicidad a través de la satisfacción que aporta “una media naranja”? Existen
múltiples beneficios tales como:

 

-Compartir actividades (Sueños, preocupaciones, crear un
hogar juntos…)

 

-Sentirse amado/a e incluso admirado/a, aunque sea en las
primeras etapas en que la pareja comienza a conocerse.

 

-Sobre todo en los hombres, existe una sensación de soledad y
vacio si no tienen una mujer a su lado. La soledad experimentada entre los
hombres es mucho mayor que entre las mujeres, supuestamente porque la red de
apoyo de aquellas es mayor.

 

 

 

La búsqueda de LA PAREJA o de la
pareja IDEAL se torna misión imposible, sobre todo si se convierte en una
obsesión. La ansiedad asociada a dicha búsqueda obsesiva de una persona sin
pareja puede ser perfectamente detectada por sus posibles pretendientes, lo que
produce, como consecuencia una huida por parte de estos. El amor surge sin
buscarlo. Y esta búsqueda aunque ha de ser activa, no tiene que convertirse en
la única actividad. Disfrutar de la soledad también es positivo, realizar
actividades en solitario, iniciar un camino hacia el autoconocimiento y hacia
la autoestima es un paso previo antes de conocer a una pareja. La confianza en
uno mismo se traduce en una virtud valorada positivamente en el inicio de
cualquier relación.

 

 

 

Sin embargo, cuando el vínculo se ha
mantenido durante años, es frecuente que se llegue a ciertos momentos de
crisis. Y es que el amor no es suficiente. “Los hombres son de Marte y las
mujeres de Venus”, tal y como decía el peculiar nombre de un tradicional libro
donde se narran las múltiples diferencias existentes entre hombres y mujeres. Las
diferencias biológicas, educativas…entre hombres y mujeres nos pueden llevar a
pensar que ¡¡somos de diferentes planetas!!

 

Pero bromas aparte: La comunicación
interpersonal, la asertividad y empatía cobran especial relevancia en estos
casos. La consulta con una especialista es esencial en estos casos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *