PSICÓLOGA Y MADRE EN LA VIDA. Consejos desde la experiencia privada

 

¡Buenos días! Durante las vacaciones de verano me he planteado escribir en este mes, y posiblemente también en los siguientes, sobre aspectos más personales. De este modo, al igual que los clientes me contáis vuestra vida en privado, aquellos que visiten mi página de antemano antes de acudir a consulta también me conoceréis a mí.

Hasta el momento, y revisando mi pasado, he afrontado varias experiencias dolorosas: la separación y posterior divorcio de mis padres siendo hija única y el duelo a causa del fallecimiento por enfermedad de ambos cuando apenas contaban con 60 años.

Actualmente y desde hace casi una década estoy asumiendo el nuevo rol, pero este es para toda la vida: ser madre de dos lindas niñas de 4 y casi 9 años. Supone un reto vital, un cambio total y más si básicamente tan solo cuentas con la colaboración de tu pareja. Es más supone un cambio  no solo a nivel personal sino también a nivel de pareja. La comunicación y el reajuste ha de ser tal entre ambos que no en vano en ocasiones las discusiones pueden llegar a un nivel que incluso se llega a plantear la separación.  Conozco de casos en los que la principal diferencia era la educación de los hijos. El respeto, comunicación y comprensión han de estar a la orden del día.

Mi autoexigencia es mayor por la educación de mis hijas dada mi formación y la profesión que ejerzo. Y no solo auto-exigencia, sino exigencia por parte de los demás, por lo que la presión es doble: si resulta que tu niña no te hace caso en público, te quedas doblemente descolocada porque los demás te cuestionan como madre y como profesional y además tu misma también te autoflagelas:”Tierra trágame”. Las críticas surgen…. Pero escuchad: al fin y al cabo TODOS somos seres humanos, nos equivocamos y tenemos un mal día. El RESPETO, autorespeto y la comprensión habrían de estar más presentes..¡No por cometer un error o actuar como uno o los demás deseen se acaba el mundo ni mucho menos!

Pero permitirme que conozcáis más a mis hijas: La pequeña es cariñosa, muy activa e incluso bastante traviesa. Desea mi atención y presencia continua para jugar estando en casa y cuando no se encuentra cerca de mi vista me pregunto: ¿Qué estará tramando? Puede haber hecho cualquier cosa que imaginéis: tirar rollo de papel entero completamente por el wáter, coger el móvil y llamar por teléfono a alguno de tus contactos de la agenda, pintarse con rotulador las uñas y lo que no son las uñas…con lo cual estando en casa no paras.. Se considera una

 «niña-bebé». Tiene ciertas dificultades en la comprensión y expresión por lo que han sido necesarias realizarle pruebas físicas durante el pasado curso, estando en la espera de recibir ayuda educativa extra en el centro escolar donde ha comenzado segundo de infantil. Esto ha supuesto un cúmulo de emociones, preocupaciones, incertezas por el resultado de las pruebas, por incluso el procedimiento invasivo de las mismas, culpabilidad…en un posterior blog tratare este tema con el que posiblemente algún madre/padre se vea reflejado.

 

Por su parte mi hija mayor, se trata de una niña también cariñosa pero con carácter fuerte, preadolescente que le encantan las pantallas sea televisión, tablet o etc. Creativa, inteligente, amiga de sus amigas (aunque sean pocas) y con interés por el mundo que le rodea. Le cuesta hacer los deberes y estudiar pero por falta de motivación en las tareas escolares, pero tiene buena capacidad y es trabajadora. La creatividad le permite jugar

Preteen school girl of 8-9 years old playing on ipad tablet pc at home 

y buscar alternativas con las que pretende hacerme partícipe a mí y a su hermana pequeña, tales como jugar a las tiendas, a maestra, a los bares…creando mundos paralelos y semejantes al adulto.

 

 

 

 

Como sabéis quienes me conocéis, mi apariencia es seria pero me gusta  el sentido del humor, y por ello, ¿Por qué no utilizar este ingrediente para quitarle amargor a la vida?. Aquí van consejos y frases con humor relacionados con el papel de padres. No pretenden ser exhaustivos y si queréis añadir alguno, me lo podéis enviar a mi correo electrónico:

-La pequeña se alimenta a base de lo que sea acompañado todo con kétchup. La mayor come a base de ver la televisión (es una teleadicta). Pero ambas se alimentan también de mis abrazos y momentos de comprensión y buenos ratos de risas, baile y juegos.

-Si no puedes con “tu enemigo, únete a él”; este verano estaba deseando tomar la siesta, algo imposible en el mes de agosto, puesto que solo querían fiesta de manera que propuse hacer un masaje entre las tres  una tarde que quería estar tranquila y voila! conseguí no alterarme tanto como otras veces y pasar un rato relajante y entretenido.

-Si tu vida gira alrededor de hacer la comida, fregar platos, limpiar,  ordenar y escuchar de fondo en la televisión: “Ya está aquí, ya llegó la patrulla canina”; “Bob esponja ya llegoooo”; El tren del abuelo hace chucuchu, chucuchu, chucuchu”…y tu cerebro no desconecta de estas cancioncillas, necesitas un STOP y un descanso inminentes. Relájate, tómate un respiro, escucha música que te guste y es posible que en su lugar escuches alguna otra canción pegadiza en la radio que sustituya a las canciones infantiles. ¡Tu cerebro te lo agradecerá!

-Si tu hijo pequeño te persigue continuamente  por toda la casa, y al decir toda digo absolutamente toda, hasta en el cuarto de baño,  o si bien temes que haya hecho una de las suyas cuando no te tropiezas con él/ella cada dos por tres…te mareas de dar vueltas y más vueltas buscándolo o tropezándote con ell@ a cada paso…necesitas un descanso. ¡Es como jugar al escondite! ¡y la sorpresa que te puedes encontrar es cada vez mayor! Cada día aprendes algo nuevo de tu retoño. Sugerencia: Si tenéis oportunidad, salid a la calle a que os de el aire o bien haced alguna actividad juntos.

-Si por mucho que leas que las mujeres somos “multitarea” y podemos realizar varias cosas a la vez, te resulta imposible lograrlo. Pongamos por ejemplo, se pueden acumular esta serie de tareas: hacer la comida, redactar un informe, preparar un caso,

organizar un taller con el que te has comprometido realizar a tope y con energía, atender a la niña que derrama el agua adrede en el comedor, quitarle la tele a tu hija mayor enganchada por la “quinta” serie de la mañana, barrer las migas del suelo…te preguntaras quien ha sido el listo que afirmo que el sexo femenino puede hacer todo y al mismo tiempo. Si nos vestimos con una capa roja ¿Somos superwoman? Posiblemente… pero seamos realistas señor@s…de momento no podemos volar. La presión, ansiedad, estrés por cumplir todas las tareas y a la perfección nos puede afectar en nuestro equilibrio mental y físico. Buscar la ayuda externa de alguien, organizarse bien y realizar primero aquello más prioritario y necesario y dejar lo menos importante para más adelante apuntándote los objetivos y tachándolos te producirá mayor bienestar.

En definitiva, la definición del diccionario de  los hijos podría ser la siguiente: «aquellos seres diminutos y no tan diminutos que habitan en tu hogar, de los cuales te resulta difícil en ocasiones estar con ell@s pero que una vez que los conoces das y recibes, todo lo que tienes y más y no digo  materialmente, sino también afectivamente. Tu tiempo y tu descanso por supuesto también se verán afectados aunque también recibirás amor y cariño».

En resumen he aprendido por experiencia que el clima familiar puede mejorar en una serie de puntos muy importantes. He planteado cada punto como posibles problemas a solventar:

-«Me desespero porque creo que no avanzo en mi carrera profesional debido a mi papel de madre, ¿Qué puedo hacer?». He aprendido que es esencial tener una vida personal, de pareja, relaciones con otros,…en definitiva tener vida propia. Aparte de ser madre, aunque en los primeros meses de un bebé es difícil ver una luz al final del túnel, puedes llegar a ser también amiga, pareja, profesional, hermana, prima, sobrina y lo que quieras. Todo es proponérselo y poder organizarte de modo que puedas llegar a ser lo quieres ser. Organización, planificación, gestión del tiempo, plantearse objetivos, son esenciales para conseguir este punto.

– «Las discusiones son frecuentes entre mi pareja y yo, ¿Cómo solucionarlo?» Tener en cuenta la importancia del afecto, el respeto, la comunicación en la pareja. Sé por experiencia propia y en mi consulta privada que las relaciones de pareja pueden verse afectadas no solo por el estrés diario, el cansancio, las discusiones, falta de tiempo, las dificultades en compaginar el trabajo con la vida privada…sino por las diferencias en las pau

tas educativas que son mejores administrar a los hijos. Se plantean dudas al respecto: ¿es mejor castigar o hablar con ellos?, ¿es mejor ser más permisivo o más autoritario? La comunicación, llegar a acuerdos es básico en la pareja para evitar desautorizarse y llevarse la contraria delante de los hijos. Recuerda que  tu pareja es la persona con la que convives cada día y con la que has de tomar la mayor parte de las decisiones respecto a la educación de los hijos. El resto de las tareas de la casa pueden dividirse pero lo ideal es que haya un acuerdo en los puntos básicos de la educación.

 

– «No tengo tiempo para dedicar a mis hijos. ¿Qué puedo hacer?» La dificultad de jugar con ell@s al mismo tiempo a causa de la diferencia de edad, porque cada un@ tiene unas necesidades e intereses propios o incluso disponer de tiempo y/o motivación para jugar con ell@s suele ser también un problema habitual. La solución básica y más sencilla es permitir acordar un tiempo para ambos hijos (o para los hijos X en familias numerosas). En el caso de niños más pequeños, juegos motores con menor abstracción, en niñ@s más mayores a los juegos de mesa y más adecuados a su edad. La cuestión es tener tiempo para amb@s con ambos simultaneamente y por separado…¿difícil? Sí, pero no imposible. Un corto periodo de tiempo al día puede ser suficiente para poder compartir buenos momentos entre madre-padre-hij@s.

Estas experiencias y recomendaciones pueden extrapolarse también a la figura paterna con las oportunas modificaciones según cada caso.

 

Espero que  haya sido de vuestro interés, que hayáis disfrutado como yo lo he hecho redactando en este. Si necesitas asesoramiento, consejo, comprensión en algún momento de tu vida relacionado con la educación y/o el bienestar emocional de tus hijos o el tuyo propio, ya sabes donde puedes encontrarme.

 

 

Tal y como dijo Nietzsche: “Todo lo que no acaba conmigo me hace más fuerte”.

 

Libros recomendados y relacionados con este tema. Para saber más:

– Ramos-Paúl R y Torres L (2016) “La pareja en familia”. Ediciones Aguilar. Recursos y ejercicios prácticos para llevar a cabo con tu pareja tras la llegada de los hijos al hogar. Disfrutar del cambio y de la pareja es posible.

-Jiménez M (2016) “Amor con ojeras. Cuando de dos pasamos a ser tres”. Editorial  Lundwerg. Con sentido del humor la psicomami refleja con ilustraciones divertidas la vida en pareja tras la llegada de un bebé y consejos para poder continuar con amor en la relación.

-Faber A y Mazlish E (1997) “Como hablar para que sus hijos le escuchen y como escuchar para que sus hijos le hablen”. Ediciones Medici. Supone un giro en la comunicación con los hijos: al fin y al cabo, los niños son un proyecto de adultos y necesitan ser tratados con respeto y consideración. Los múltiples ejemplos, viñetas y recomendaciones prácticas te harán sentir más confiado y seguro en la educación de tus hijos.

 

 

 

One Comment to PSICÓLOGA Y MADRE EN LA VIDA. Consejos desde la experiencia privada

  1. Josefa dice:

    Gracias por las aportaciones, Estela

Deja un comentario