LA CONFIANZA EN UN@ MISM@ Y LA AUTOESTIMA: LA MEJOR MANERA DE AFRONTAR TUS MIEDOS E INSEGURIDADES

Según un proverbio chino:

 “El miedo llamó a la puerta,

La confianza contestó: ¿Quién es?

Y el miedo desapareció”

 

En anteriores publicaciones he hecho mención de varios de los elementos que forman parte de mi lema “Libérate de tus preocupaciones, miedos e inseguridades y disfruta de la vida” :

Sin duda, la autoestima es un factor protector junto con la inteligencia emocional de la salud mental (Góngora y Casullo, 2009). Nathaniel Branden en su libro “los seis pilares de la autoestima”(1994), argumenta que la autoestima es esencial para la salud psicológica, el rendimiento y las relaciones positivas y es importante también en el puesto de trabajo, la función parental, la educación, la psicoterapia y la sociedad en general.

Pero ¿autoestima y autoconfianza son lo mismo? ¿Cuál es la diferencia que existe entre ellas? La autoestima es valorarnos a nosotr@s mism@s. La autoconfianza es la capacidad de alcanzar un objetivo creyendo en nosotr@s, enfrentarte a esos miedos creyendo en ti y en tus capacidades. En términos coloquiales sería aquella sensación con la que te encuentras para superar todo y conseguir aquello que te propones. Para ello necesitas una sana autoestima la cual chequeo a todos mis pacientes nada más conocerlos (en las primeras sesiones, se entiende, antes me cuenta su historia) utilizando unas rápidas y eficaces cuestiones que forman parte de un cuestionario.

Actualmente llevo los casos de varios niños cuyo principal problema son los miedos: a la oscuridad, a los ruidos fuertes, a ponerse enfermos…los padres en un principio están angustiados porque temen que sus hijos sufran y no sean felices si no pueden afrontar enseguida sus miedos. Sin embargo los miedos en ocasiones forma parte de una etapa normal en la vida de toda persona: el poder afrontarlos y percibir que nada malo ocurre permite poder salir fortalecido de ellos. Sin embargo, es necesario valorar si estos miedos dificultan al menor significativamente en su vida diaria en diferentes áreas (personal, familiar, a la hora de relacionarse con los demás, en el rendimiento en el colegio..). En estos casos, dotarle de seguridad y confianza además de afrontar esos miedos, es esencial para lograr sus objetivos y ser felices.

En adultos hace poco he llevado casos en los que la inseguridad personal de base les influye en su día a día: bien el caso de una chica que por una relación disfuncional o tóxica con una pareja que le aporta más perjuicios que beneficios, su autoimagen se ve perjudicada dudando incluso de sus capacidades como persona apta para un puesto de trabajo o como persona valiosa y atractiva para otros hombres. O el caso de un hombre que por sus múltiples inseguridades y valoraciones negativas sobre su persona (soy mala persona, no puedo afrontar adecuadamente los obstáculos que se me presentan) y su inmovilidad a la hora de salir de su zona de confort consideraba que sus decisiones tomadas en el pasado (la elección de pareja, la educación de su hija y el rol de padre) y las relaciones en general no eran totalmente satisfactorias. En ambos casos el asesoramiento formaba parte de un proceso de desarrollo personal y no tanto de intervención en casos ya instaurados de ansiedad y depresión, por lo que las intervenciones fueron breves.

 

Según mi experiencia profesional, una tarea tan sencilla como centrarnos en realizar dos listados con los logros conseguidos hasta el momento por el cliente por un lado y  las cualidades positivas que forman parte de su personalidad, aspecto físico, así como sus valores, sus habilidades etc.  por otro, ayudan a darse cuenta de todo lo que han conseguido y de las cualidades positivas que le caracterizan.

 

En ocasiones, si la dificultad de la persona para conseguir admitir que tiene cualidades positivas y logros obtenidos no es suficiente, podría ser eficaz buscar el apoyo de personas significativas tales como familiares y amigos que pueden ayudarle en esta tarea. Como dice el dicho:”Dos cabezas piensan mejor que una”.

Esta tarea sirve tanto para adultos como para niñ@s y adolescentes. Las variaciones en la tarea pueden basarse en función de la capacidad de cada uno: entre los niños más pequeños, señalar de unos dibujos aquello que ha conseguido hacer y aquello que le caracteriza, o bien escribir las cualidades y destrezas en un dibujo si ya ha alcanzado la lectoescritura y entre adolescentes la tarea es más parecida a la de los adultos.

 

Y recuerda: “Respetarte a ti mismo como si fueras tu mejor amigo es fundamental para una buena salud mental”

 

Bibliografía:

-Branden Nathaniel (1994) Los seis pilares de la autoestima. Editorial Paidós

Góngora, V C.  y  Casullo, M M. (2009) Factores protectores de la salud mental: Un estudio comparativo sobre valores, autoestima e inteligencia emocional en población clínica y población general. Interdisciplinaria [online]. vol.26, n.2, pp. 183-205. ISSN 1668-7027.

Deja un comentario