LA AUTOESTIMA EN ADULTOS: BASE DE LA INTELIGENCIA EMOCIONAL

1432640673 (1)

 

Con el post de hoy, termino hablando
de la autoestima. Para aquellos que seguís mis publicaciones sabréis que en
anteriores ediciones he tratado sobre la autoestima en niños y en adolescentes.
En esta ocasión me centraré en la autoestima en la etapa adulta.

 

 

 

Mucho se ha hablado sobre el tema de
la autoestima. Incluso sirve de reclamo para la realización de ciertas actividades
deportivas o  profesores o coach de otros
ámbitos indican la importancia de este elemento en nuestras vidas. Debates
aparte, ciertamente la autoestima es importante. El desarrollo de una
autoestima saludable es esencial para poder afrontar los retos que cada día se
te presentan y como el título indica, es el primer elemento a trabajar en
cualquier programa de inteligencia emocional que se precie. Porque conocerte y
valorar positivamente lo que tienes, sabes y eres es el primer paso para poder
relacionarte con los demás. Lo básico consiste en relacionarte adecuadamente
contigo mism@.

 

Sin embargo, como leí en un post hace
poco, en ocasiones sabes que tienes cosas positivas pero no sabes valorarlas
adecuadamente. Es decir, “no sientes” que vales aunque tienes delante tuyo un
listado de tooodos los aspectos positivos que te caracterizan. Entonces es
necesario trabajar este aspecto. Al igual que es bueno realizar deporte o al
menos actividad física como caminar todos los días según dicen los médicos,
para prevenir ciertas enfermedades físicas, también resulta adecuado realizar
ejercicios para prevenir trastornos como el estrés, la ansiedad, depresión.
Cuidar el ámbito mental también es importante, ¿no crees?

 

A continuación indico una serie de
actividades que puedes realizar a tu propio ritmo en casa, o si lo prefieres,
con la ayuda de otra persona de confianza para que aumente tu motivación. Todas
las propuestas son buenas si el fin es el mismo:

 

  1. Conoce tus debilidades y defectos a
    nivel físico, psicológico y social. Como indiqué cuando hablé de la psicología
    positiva en el blog de www.espailogopsicopedagogic.es, existe un cuestionario muy completo
    realizado por el equipo de Martin Seligman que se centra en los aspectos
    positivos de la personalidad.

 

 

 

En
cuanto a los aspectos negativos, no seas excesivamente crític@ contig@. Ajústate
más en aquello que consideras que puedes modificar y aquello que de momento no,
déjalo, acéptalo tal cual es, y si tienes posibilidades de centrarte en ello en
un futuro, apúntalo y plantéatelo como un reto a superar y no tanto como un imposible
que no puedes alcanzar.

 

 

 

  1. Piensa en todos tus logros
    anteriores, por pequeños que sean y haz un listado. Recuerda las emociones
    pasadas y la satisfacción que te produjeron. Tenlos presentes.

 

 

 

  1. Alimenta tu cuerpo y tu mente de
    emociones positivas. Aquí va una propuesta: Céntrate en emociones tales como
    felicidad, alegría, optimismo, bondad, amor, sentido del humor…y trabájalas una
    por semana. ¿Qué puedes hacer para sentir cada una de ellas? Por ejemplo, el
    sentido del humor también se puede cultivar contando un chiste o viendo una
    película de humor. Te sentirás bien contig@ mism@ y al mismo tiempo harás
    felices a quienes te rodean.

 

 

 

  1. Del mismo modo, dirígete hacia
    aquellos pensamientos negativos y autocríticas que te diriges a ti mism@. En
    ocasiones tú mism@ puedes ser más crític@ que nadie. “No valgo para nada”
    cámbialo por ejemplo si es el caso por: “Puedo hacer muchas cosas, pero esta
    tarea que me ha pedido el cliente no lo voy a poder dar a tiempo”. Cambia tu
    vocabulario, concreta, y no utilices términos absolutistas. Tu autoestima te lo
    agradecerá.

 

 

 

  1. Compárate contig@ mism@. Cada uno
    tiene sus propias características. Si quieres montar un negocio de algo que
    desconoces y quieres sobresalir en el sector sin tener apenas conocimientos posiblemente
    desfallezcas en el intento. Sé realista en tus planteamientos. Proponte
    objetivos realistas y ten en cuenta tus capacidades.

 

 

 

  1. Nadie es más que nadie ni menos que
    nadie. Todos somos seres humanos con nuestras limitaciones. Nadie es perfecto.
    Tenlo esto en mente: Ni el más sabio, ni el más guapo, ni el más popular, ni
    incluso la más buena persona del mundo es perfecta. Todos tenemos malos
    momentos a lo largo de nuestra existencia y nos equivocamos. Esto sí que es
    cierto.

 

 

 

  1. Teniendo en cuenta el punto anterior,
    confía en tus capacidades y habilidades.
    Una sana autoestima sirve de escudo ante las adversidades, el estrés,
    las críticas… que se presentan en el día a día.

 

 

 

  1. “Mens
    sana in corpore sano”. Disfruta
    del presente, cuida tu cuerpo a través de una alimentación sana, hábitos
    saludables y realizando una actividad física moderada todos los días. Nuestro
    cuerpo físico en buen estado influye y retroalimenta a nuestro bienestar
    emocional y vivecersa.

 

 

 

  1. Y qué tal si practicas la expresión emocional:
    Hablar, emocionarte, reír, cantar, bailar… saber identificar tus emociones sean
    positivas y negativas y expresarlas abiertamente es un paso fundamental para
    poder conocerte y valorarte.

 

 

 

  1. Rodéate
    de aquellos que te quieren y aprecian. Las denominadas gente tóxica “crecen” y
    “evolucionan” entre aquellos con una baja autoestima. Saber comunicarse de
    forma asertiva, defendiendo tus derechos te hará sentir bien contig@ mism@.
    Aunque este aspecto forme parte de las habilidades sociales, último escalón de
    la inteligencia emocional, la autoestima juega un papel muy importante en cómo
    nos relacionamos con los demás. Porque tenlo presente: es la base de nuestro
    bienestar psicológico.

 

 

 

 

 

Y recuerda: “Tú eres el que vas a convivir contigo mism@ el
resto de tu vida. De manera que habrás de gustarte y mimarte al menos un poco,
¿no?

 

El crecimiento y desarrollo personal también lo realiza un
psicólogo, no necesariamente coach. La psicología positiva es un ejemplo de
ello.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *